La Visita (The Visit)

#spoilers

Wikipedia, Filmaffinity

ATENCIÓN: Spoilers y rap

the_visit-714239562-large

¿Mandarías a tus hijos a una granja aislada en un pueblo perdido para que conozcan a sus abuelos con los que te enfadaste hace años?

¿Es posible que por muy grande que sea el enfado con tus padres, no tengas ni una sola foto de ellos? ¿Es posible que tus hijos -esos que tienen más perfiles en redes sociales que amigos en la vida real- no les hayan gugleado?

Si tu respuesta es afirmativa a estas preguntas (y otras), entonces no sólo te creerás la trama de La Visita, sino que es posible que termines convirtiéndote en una víctima.

Porque la trama es esa: unos chiquillos que no conocen a sus abuelos porque su madre se distanció de ellos en su día son enviados una semana a su granja. Y resulta que sus abuelos son… raros.

Salvando esas premisas, La Visita es una película entretenida con una puesta en escena muy adecuada disfrazada de documental de metraje encontrado (found footage).

Sí, es de M. Night Shyamalan, pero no es (demasiado) raruna.

Lo mejor: se trata de una buena combinación de humor y terror. Y el terror no es extremo: no llega a ser necesario taparse los ojos ni dan ganas de vomitar.

Lo peor: un casi inevitable desenlace.

Escala Palomitera: 4 sobre 5

Anuncios

Wayward Pines

#spoilers

IMDB, filmaffinity, FOX

ATENCIÓN: Spoilers y la necesidad de escapar del Paraíso

wayward-pines_004

¿Cómo te sentirías si despertaras en un hospital de un pueblo tras sufrir un accidente de tráfico y no recordaras nada de cómo ocurrió? ¿Y si además no puedes ponerte en contacto con tu familia? ¿Y si tratases de salir del pueblo pero todas las carreteras te devuelven a la casilla de salida? ¿Y si las pocas personas en las que parece que puedes confiar te indican que has de ser discreto porque todo se escucha?

El hecho de que el protagonista (Matt Dillon) sea un agente secreto que busca a unos compañeros desaparecidos añade un punto de intranquilidad conspiranoica al asunto: estas cosas también les pasan a los federales.

Wayward Pines es un escenario bucólico convertido en un gigantesco decorado construido como un Gran Hermano. O quizá es al revés: Wayward Pines es un set de Gran Hermano decorado como un pueblo encantador en el que algunas personas han sido recluídas sin poder elegirlo.

Lo bueno de Wayward Pines es que describe una comunidad aislada que ha de resolver sus problemas cotidianos y además afrontar la amenaza exterior sin poder recurrir al resto de la Humanidad.

Al final nos dará lo mismo la ubicación de Wayward Pines. Podría tratarse de una isla en el Pacífico o de una colonia en la Luna. Y es otra cosa casi aún más inquietante.

Sí, hay partes de M. Night Shyamalan, pero no es (demasiado) raruna.

Lo mejor: que es un experimento creíble y la trama se desarrolla de manera creíble.

Lo regular: la deriva cuasi-nazi en la que desemboca la Temporada 2. Aunque sea el desarrollo lógico, quizá precisamente por eso.

Lo malo: las criaturas. Es antidarwiniano.

Lo peor: la trampa que es que casi ninguno de los protagonistas de la T1 continúe en la T2.

Escala Palomitera: 4 sobre 5 (T1). 3 sobre 5 (T2).

Stranger Things

#spoilers
#HemosVisto

Wikipedia, filmaffinity

ATENCIÓN: Spoilers en cassette

970

¿Sientes nosttalgia por el pelo cardado y las hombreras? ¿Conservas tus cintas de Depeche Mode, o incluso fue lo primero que ripeaste?

¿Lloraste con ET, sufriste con Poltergeist, reíste con Los Goonies?

Entonces Stranger Things es tu serie. Una serie hecha como se hubiese hecho en los ochenta. De hecho, hasta parece haber sido rescatada de una estantería.

¿Pero tiene un argumento original? No. Stranger Things se construye a partir de escenas que en su momento funcionaron en otras películas, y que al verlas en esta serie despiertan el mismo punto nostálgico que las canciones de los sesenta, o setenta en las fiestas del pueblo. Y empiezas a tararear.

Con Stranger Things sucede lo mismo: ¿los chicos huyen en bicicleta de los agentes del Gobierno? Todos, sin excepción, contábamos los segundos esperando el momento en que iban a echar a volar. Y aunque al final no fue así, la sensación fue similar.

¿Pero entonces es una serie tramposa? Tampoco. No es Perdidos. Aquí se da lo que se ofrece, desde el primero hasta el último capítulo. Y entretiene aunque sólo sea por buscar de dónde se inspiraron para tal o cual escena.

Lo peor: los niños raritos. Sobre todo si no te gustaron los Goonies.

Lo mejor: The Clash

Escala palomitera: 3 sobre 5

Actualización Nov/2017: el comentario sobre la T2 está aquí.