El Contable

#HemosVisto

#Spoilers

filmaffinity, IMDB

ATENCIÓN: spoilers y Dustin Hoffman como profesional liberal

el_contable-311988539-large

¿Te has preguntado alguna vez cómo hubiera sido una vida alternativa de Raymond Babbit si hubiera nacido en una época más actual y no hubiera estado encerrado en alguna Institución? Sabíamos de la facilidad de Dustin Hoffman para contar cerillas (¡y cartas!), por lo que no nos costaría mucho imaginarlo cobrando por horas mientras sigue los intrincados vericuetos de la “contabilidad creativa” de algunas empresas…

Siempre y cuando el entramado a investigar no esté en España. Aquí ya tenemos a la UDEF.

El Contable trata de la más que difícil adaptación de un autista a la Sociedad actual y de cómo es capaz de aprovechar su talento para ganarse más que dignamente la vida. De cómo ha sido capaz, también, y gracias al empeño de su padre, en aprender complejas artes marciales para castigar a los que se burlen de él.

Hasta ahí todo correcto. Incluso cuando nos cuentan que nadie conoce su identidad verdadera debido a la naturaleza de sus clientes. Pero las cosas empiezan a dejar de encajar cuando descubrimos que ha estado una temporada en la cárcel. O que su padre, que pertenecía a un organismo tan burocratizado como es el Ejército, también es poco menos que un fantasma sin identidad. A pesar de haber fallecido en extrañas circunstancias. Anda ya. Sólo con la cantidad de traslados que dijo haber sufrido durante la infancia tiene que haber dejado un rastro kilométrico en líneas aéreas, aduanas y colegios públicos…

Con calzador también está metida la historia del funcionario del Tesoro, y la manera de introducir en la trama a la investigadora Marybeth Medina es de traca.

Por lo menos la película es entretenida, tiene las correspondientes dosis de acción y mantiene cierta intriga hasta casi el final.

A destacar: la actuación de John Lithgow. Siempre garantía de calidad, como en Dexter.

Por cierto…

Lo mejor: Siri, o Cortana, o…
Lo peor: Ben Affleck. Y regular, Jon Bernthal. Mucho más convincente, mientras duró, en The Walking Dead.

Escala palomitera: 3 sobre 5

Anuncios

Truco o Trato

#historiasdemiedo

trick_or_treater

Llamaron a la puerta.

—Mamá.

—Dime, hijo.

—Tengo miedo.

—Tranquilo, cariño. Vamos a quedarnos en silencio. Pronto se irán…

El timbre volvió a sonar. Se oyó también el rumor de un coche por la calle.

—No se van, mamá.

—No te preocupes, cielo —acercó su mano con gesto tranquilizador—. Ya verás cómo en seguida se van.

Se estrellaron unos huevos contra la puerta. La madre conocía bien aquel sonido.

Llevaba más de cien años escuchándolo.

Un Monstruo Viene a Verme

#HemosVisto
#Spoilers

filmaffinity

ATENCIÓN: spoilers y dolor, mucho dolor.

un_monstruo_viene_a_verme_a_monster_calls-108553414-large

¿Eres de los que disfrutan yendo al cine a llorar? ¿Te gusta analizar la factura de las películas?

Pues Un Monstruo Viene a Verme es para ti. La dolorosa historia de un niño que, sobre todo, está solo. Ha de afrontar en solitario un montón de vicisitudes que le costarán su infancia.

En casa, porque su padre ha construido muy lejos una nueva vida.

En el colegio, porque sufre un infame acoso que cruza la línea del delito.

Y en su corazón, porque la enfermedad de su madre bloquea y obvia todo lo demás. Hasta el punto de que se agarra a cualquier clavo ardiendo que le ofrezca una esperanza… por muy pequeña que parezca. Como haríamos cualquiera de nosotros.

¿Qué más tiene? Lamentablemente, nada más. Es una película excepcionalmente bien contada… pero de la que ya sabes (y te temes) su desenlace pasados poco más cinco minutos de metraje.

Afortunadamente, la película está tan bien hecha que aún sabiendo el destino no importa acompañar a Connor en su viaje hacia esa madurez forzada.

Pero eso sí: lleva pañuelos. Y gamuzas para desempañar las gafas.

Sería injusto terminar este resumen sin alabar las historias dentro de la historia. Pequeños tesoros que merecerían tener más entidad.

Lo mejor: Impecable factura. Una joya técnica muy bien contada e interpretada.
Lo peor: Predecible

Escala palomitera: 4 sobre 5

Inferno (Dan Brown)

#HemosVisto
#Spoilers

IMDB

ATENCIÓN: spoilers conspiranoicos en una guía de viajes por el norte de Italia

486444

¿Eres de los apasionados por las conspiranoias malignas que amenazan el mundo? ¿Piensas que hay sociedades ocultas que manejan desde las sombras los hilos de la sociedad a su antojo?

Pues entonces, Dan Brown es tu autor e Inferno tu lectura para el metro. Siempre que no tengas muchas estaciones en tu recorrido.

Porque Inferno es una novela que se lee del tirón. Y si no se lee aún más rápidamente es porque a veces hay que pararse a pensar las cabriolas (algunas muy forzadas) que hace el argumento. Y porque a veces merece la pena detenerse en las descripciones que hace de los sitios donde transcurre la acción.

Porque Dan Brown vale principalmente para escribir Guías de Viajes: París, Roma y Washington. En este caso, Florencia, Venecia y Estambul. Eso sí, no sólo se venden estupendamente, sino que además hacen la película.

Y por eso mismo la película es irrelevante: el argumento da las mismas cabriolas que la novela, pero el ritmo inicial no da tiempo a meditar el diámetro de la rueda de molino que pretende que ingieras. Excepto cuando el tiempo se detiene, claro. Porque en un momento dado alguien se dio cuenta de que había que explicar algo y la acción se detiene hasta el sopor. Ni siquiera una Felicity Jones ligera de ropa consigue animarlo.

Sí, es una película de acción (cuando la tiene). Eso la salva algo.

La actuación de Tom Hanks no llega al nivel habitual, pero quizá sea porque él tampoco se creía su papel.

Lo mejor: Felicity Jones.
Lo peor: personajes imprescindibles para la trama que no se desarrollan lo suficiente.

Escala palomitera: 3 sobre 5