La Alfombra Roja

Te deslizaste por la alfombra roja como sólo tú sabías hacerlo. Eso, después de casi provocarme un desmayo cuando saliste del coche. Tus tacones apenas rozaban el suelo mientras los flashes destellaban en el vestido. ¡Y qué vestido! Casi olvido la razón por la que llevaba tantas horas allí plantado tras aquella valla. Rodeado de gente, agobiado por su ruido, su contacto. Su olor.

Pero por fin se acercaba mi momento. Los de seguridad estaban pendientes de la nueva limusina que se acercaba al tumulto que formábamos en la puerta del cine. Cerré mi mano derecha sobre la caja que había comprado días atrás por internet.

Un breve salto y allí estaba yo. Mis pies rozaban la misma alfombra que acariciaban los tuyos. Escuché un grito de horror a mi espalda; pude notar la mirada de los guardaespaldas posada en…

Posada en aquel otro tipo que había saltado la valla frente a mí y que también se dirigía atropelladamente hacia ti, mi diosa.

Su mirada enloquecida. Su cuchillo…

No pude hacer nada por evitarlo. No con mi estúpida orquídea.

Presentado en el I Certamen de Microrrelatos de Cine (22/11/2012), organizado por la revista Escritores de Rivas con la iniciativa y colaboración de la crepería De Cine. Finalista, 6ª posición. Rivas Actual

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s